Teleobjetivo

121.jpg

 

Gautier, documentalista de la naturaleza, pasaba largas e inertes horas agazapado, camuflado aprovechando los recursos que la naturaleza le proveía, bien en la sabana, la taiga o los bosques caducifolios de la última Europa virgen.

Armado con la paciencia de un Job sexuado, su mundo se constreñía a la vista perfectamente circular de la mira teleobjetiva de su cámara, a la espera de la aparición de aquellas piezas exóticas, como el pájaro guacharo, cuyo valor residía en la exclusividad absoluta del ser humano que podía contemplarlo.

Nada más excitaba a Gautier que filmar la caza del depredador salvaje sobre una presa selecta, digamos un antílope impala. Por eso en los periodos libres de su trabajo se deleitaba observando los secretos de aquella joven ociosa en el castigo de su encierro tras la mirilla.

A Gautier lo que más le gusta es mirar.

Anuncios

Un pensamiento en “Teleobjetivo

  1. Envidiadas mirillas que todo lo ven… yo soy mas de ser mirada que de mirar..

    Cuando publiquen el libro hazmelo saber.. quiero un ejemplar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s