Hazañas Belicas

cross

La culpa de todo la tiene el Cine. Y los cómics. Siempre he tenido especial devoción por el cine bélico, sin duda debido a que este género arrasaba entre los marineros de Bermeo, el pueblo donde pasé mi infancia y al que vuelvo cuando puedo. En las bolsas de lona azúl que llenaban con tebeos para entretenerse durante las faenas no podían faltar ni las Hazañas Bélicas de Boixcar ni las Hazañas Bélicas Extra en las que colaboraban otros dibujantes más allá del barcelonés. Pero las recreaciones de los combates de la II Guerra Mundial, desde el frente ruso hasta las selvas de Birmania o Iwo Jima trascendían obviamente las viñetas para ser parte fundamental de la programación que daba TVE en Sesión de Tarde o Sábado Cine. Los Cañones de Navarone, Patton, Uno Rojo: División de Choque, El Días más largo, Un puente muy lejano… conformaban una serie de títulos que gozaron de gran aceptación por parte del público durante décadas. En las conversaciones de los arrantzales siempre estaban presentes las historias de los combates navales entre la Kriegsmarine y la Royal Navy: desde el hundimiento del Bismarck hasta la batalla del Río de la Plata. Durante el pasado conflicto las costas del Cantábrico, desde Euskadi a Galicia, se poblaron de u-boots alemanes y muchos de ellos descansan en sus profundidades junto a pecios de pasados siglos. Sin duda estos curtidos marinos que faenaban desde el Gran Sol hasta las Canarias y el Índico también recordaban la batalla del cabo Matxitxako.  Partícipe de todo esto, mi afición a la militaria, la recreación histórica, la literatura (La Delgada Línea Roja de James Jones es una de mis obras favoritas -no puedo decir lo mismo de la adaptación a la gran pantalla que hizo Terrence Malick), la Historia y el cine bélico quedan más justificadas aún. Que no a la guerra y sus horrores ni a los totalitarismos, eso que quede muy claro.

Este post viene a cuento de mi descubrimiento anoche de una extraordinaria bitácora que desde hoy recomiendo y enlazo: Cine de Guerra. Administrado y enlazado a otros lugares igual de interesantes por el Major Reisman (el oficial al mando de Los 13 del Patíbulo interpretado el mítico Lee Marvin) está lleno de extraordinarias referencias, criticadas con gusto y tino, y perfectamente documentadas. Desde ayer tiene un nuevo fan. Otro día dará para que escriba largo y tendido sobre mis películas de guerra favoritas y sus directores. Y sobre Sven Hassel y sus novelas. Hasta entonces una pista en la imagen que ilustra este texto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s