Daisy Market: Los conciertos del sábado

extraperlo2

wavepictures3

rakes1

labienquerida

Un showroom de moda y tendencias, aderazado con  la presentación de algunas publicaciones y removido con  actuaciones musicales en directo. Esa era la propuesta del Daisy Market en Coruña, una iniciativa en la que por estas lindes estamos aún muy verdes. Todo se andará. En un claro del bosque de gafas de pasta actuaba Extraperlo. El debut de los de Barna (Desayuno Continental, Mushroom Pillow 2009) no deja indiferente a nadie, como tantas veces pasa en este país avocado a los extremos. Bizcos y mestizos, con un ojo en Golpes Bajos (la manera de cantar del vocalista obliga) y otro en los rítmos calidos de ámbos trópicos (decimos Vampire Weekend porque parece que no había música pop anglosajona con influencia africana antes de los neoyorquinos), Extraperlo suenan bien, resultan frescos y tienen muy buenas canciones (Bañadores, Las Palmeras del Amor, Cavalcade…). Así que poco más hay que pedir. Tras un concierto correcto, con la gente sentanda en mesas de jardín (lo que recordaba en cierto modo a los playbacks de Lúar o Top of The Pops pero en trendy) se dejaron ver con uno de los guitarristas de otro combo más que recomendable, Disco Las Palmeras. Con el cambio de tercio al escenario grande llego el turno de La Bien Querida. El Romancero (Elefant Records, 2009) de la bilbotarra es notable a ratos (hasta que se hace cansino y empiezas a sentirte atrapado en una película de Coixet) , pero verla cantar, enfundada en su estola de leopardo mientras recita los textos ayudada por un atríl y más seca que la mojama pues… Súmenle el sonido del recinto junto al público escaso y el espacio desangelado y tendrán como resultado una actuación intrascendente. Vamos, que podían haber puesto el disco por megafonía y todos contentos. Algo similar sucedió con The Wave Pictures. Los ingleses, triunfantes apenas hace unos meses con su directo en la Fundación Caixa Galicia,  se perdieron en la inmensidad del espacio. Es irrelevante citar las influencias de Hefner o Violent Femmes o el humor irónico de sus letras cuando carecieron de una de sus máximas virtudes: la proximidad. Conscientes de su papel de cierre y estrella del cartel, The Rakes, pusieron empeño y voluntad. Y aunque solo fuera por una cuestión de número, llenaron el escenario. Los londinenses andan siempre vinculados al modeleo y quizá por eso se sintieron más a gusto que el resto de las bandas en el Daisy Market. Como banda han evolucionado desde los matices punk y guarros del Capture/Release que los aúpo a primera fila a los descorazonadores Ten New Messages y Klang, donde andan un poco perdidos como queriendo ser The Strokes cuando estos ya están olvidados. Esto no es óbice para que podamos disfrutar de buenos temas y una actitud correcta y aseada en el directo.  La sarcástica The World is a mess but his hair was perfect, 22 Grand Job o los hits Retreat y We dance together, junto a mi favoritas Trouble y When Tom Cruise Cries fueron lo más salvable del evento al completo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s