Jägermeister

Fue mi bebida oficial durante el verano del 2010, cuándo compartía piso con Miriam Blanco (aka Pamela Morley), o más bien vivía allí de su generosidad. Me refiero al Jägermeister que nos descubrió su amiga Cristina Laguna, manager y promotora de eventos de la marca alemana de licor.

Ahora colaboró con ellas en su blog cubriendo contenidos que van con el espíritu de la bebida: conciertos y festivales que van del indie al rock o la electrónica. De verdad, qué lejos quedan esos comienzos para Mundofreak o las crónicas de festivales como el Festimad para La Voz de Galicia…

La foto que cubre este post la saqué en la cobertura que hice para ellos de la fiesta Rebel Bingo este pasado sábado. Aún no está subida la galería ni el texto a su blog, pero si los anteriores sobre Plushgun en Barcelona y el Loop Festival de Granada.

Anuncios

The Coolness

thecoolness

Conocí a mi Noemi entre discos de Sonic Youth y Pavement, viéndole dibujar aquellos extraños y fascinantes retratos a tintas de bolígrafo. Eso fué antes de que se marchara a Londres o la fotografiara para ser la portada de mi libro. Ahora, mientras rediseña su site como diseñadora gráfica también le pega duro a las cuatro cuerdas como bajista de uno los grupos más locos de la capital británica, The Coolness. Nostálgicos de la new wave ochentera, estéticamente (y en lo que a sentido de la diversión se refiere) adscritos a eso que se viene llamando nu rave (como MGMT, Klaxons o CSS) han editado ya su primer single, Kids on K. Espero poder contribuir a traerlos por las Españas de gira en los próximos meses.

Podeis ver de que va la cosa aquí

¿Último concierto de Deluxe?

dsc_0167

Parece que fue ayer cuando deambulaba (litro de cerveza en mano, cámara de fotos y libreta de apuntes) hacia uno de los escenarios principales de una de las primeras ediciones del Festimad para ver la nueva banda de mi amigo Xoel: Deluxe. Quizás no fuera esa la primera ocasión, pero si la primera que recuerdo. 7 años, 6 discos, 2 discográficas y un proyecto de documental despues se embarca en una gira americana que le llevará a Argentina, Uruguay y Chile para tomarse a continuación unos meses sabáticos en Nueva York junto a su amigo el pintor Jorge Cabezas. A su retorno puede que su proyecto Deluxe fenezca y tome otro camino. O no. Así que el concierto que dio este pasado sábado 1 de noviembre en el recinto de Expo Coruña bien pudo ser el último.

Dada la coyuntura me acerqué hasta allí para grabar imágenes del concierto, tarea que compartí con el argentino Fernando Menéndez de kinowo media y con Lola. Además de disfrutar del concierto también tuve el placer de conocer a Miguel Rivera, de la extraordinaria banda Maga, que acompañó la gira de Deluxe como bajista. Por allí pululaban también otros músicos, como Elodio y los Seres Queridos y el gran Felix Arias, que telonearon a Xoel.

En las próximas semanas editaré algo del material grabado y lo reseñaré aquí.

La foto está tomada en el Pic-Nic, nuevo local malasañero del que Xoel junto a su hermano Adrián y su novia Eva son dueños. Y la foto, de Santos Díaz.

The Mary Onettes

(Cuelgo aquí la colaboración para agenda musical y aprovecho para disculparme por la calidad de mis fotos).

THE MARY ONETTES

Playa Club, A Coruña

Jueves 2 de Octubre

Texto / Fotos Iván L. Gimeno

De un tiempo a esta parte son numerosas las bandas, especialmente en el Reino Unido, que han revitalizado el legado del afterpunk, desde los Artic Monkeys a Interpol o Franz Ferdinand.

Sin embargo ninguno ha sido tan fiel a esos sonidos ochenteros como los suecos The Mary Onettes, que bien podrían ser un grupo tributo cuyo set estaría trufado con los temas de bandas como Echo & The Bunnymen, Psychedelic Furs o The Mission.

Así suena su primer y homónimo disco, frío y melancólico, con la nostalgia de historias y amores perdidos: el abecé del romanticismo decimonónico a cuya inspiración acudieron en tiempos Ian Mc Culloch o Ian Curtis y ahora hace el líder y compositor de las marionetas Philip Ekströms (al que deseamos una larga vida, por otra parte).

Tras los teloneros, los abanderados del exquisito sello Labrador desgranaron uno tras otro los temas de su primer largo. Apenas cuarenta minutos (no tienen canciones para más) donde sonaron casi por orden los temas del disco, de The Laughter a Void o el cierre bisero con Under the guillotine. Acompañada la formación original por un teclista para algunos arreglos, The Mary Onettes sonaron limpios y correctos, con la introversión propia de su música y letras. Apenas un comentario al público para alabar el marco de la sala junto al mar. Siendo así, la valoración final no puede dejar de ser favorable, The Mary Onettes hicieron un concierto tan honesto como coherente. Como si estuviéramos en 1983.